3 claves para entender el desplome del PIB en México

La caída de las actividades secundarias fue brutal
Imagen: Unsplash

Los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegipara el segundo trimestre del año no fueron alentadores. Vimos una contracción del 18.9% a tasa anual, lo que es también un descenso histórico. Es preciso dimensionar la magnitud de estos datos, y para eso, te presentamos tres claves para entender.

La contracción económica es anterior a la pandemia

Estamos en el quinto trimestre consecutivo en el que el Inegi reporta que la economía mexicana se está contrayendo. Esto significa que si bien la crisis sanitaria vino a profundizar esta caída, ésta ya existía con quince meses de antelación a mayo de 2020. Esto de ninguna forma implica minimizar que los cierres y cuarentenas no trajeron desempleo y menos ingresos.

Sin embargo, hay factores como el decrecimiento de las inversiones, el aumento del precio del dólar, la baja del precio del crudo y el alza de la deuda pública que nos ayudan a comprender. Sin embargo, tendríamos que estar alerta a otros impactos que puedan vulnerar aún más la economía.

Imagen: Unsplash

Cayó la actividad industrial

El Inegi informó que las actividades como la manufacura, la construcción y la industria en general cayeron en un 26%, tasa superior a 7.1 unidades a la tasa del Producto Interno Bruto (PIB) total, que apenas se compara con el 0.3% que sufrieron las actividades primarias (ganadería, pesca, agricultura).

Sin duda esto es inentendible sin los cierres, porque implicaron detener actividades productivas vitales, y con ello, el consumo. La magnitud de esto podría implicar que la recuperación económica sea más lenta de lo necesario.

Imagen: Unsplash

La situación de las actividades primarias

Podríamos tener un ánimo optimista con el bajo descenso que tuvieron las actividades primarias. Y aunque es una buena noticia, no es alentadora al conocer el desempeño de las otras actividades económicas.

Además, es insoslayable que estas actividades ya no tienen un peso tan grande en la economía mexicana: representan un 3.7% del PIB total, ascendiendo a un valor de 859 mil 118 millones de pesos.